Justificación de la carrera

La carrera de Técnico Laboratorista Clínico ofrece las competencias profesionales que permiten al estudiante realizar actividades dirigidas a la participación en procesos encaminados al diagnóstico, tratamiento, seguimiento y preservación de la salud del ser humano; así como a los procesos tecnológicos y de investigación inherentes a su campo laboral.

Todas estas competencias posibilitan al egresado su incorporación al mundo laboral o desarrollar procesos productivos independientes, de acuerdo con sus intereses profesionales y necesidades de su entorno social.

Así mismo, contribuyen a desarrollar competencias genéricas que les permitan comprender el mundo e influir en él, les capacita para aprender de forma autónoma a lo largo de la vida, desarrollar relaciones armónicas, participar en los ámbitos social, profesional y político.

Permite al técnico incorporarse al ámbito laboral en diversos sitios de inserción como: laboratorios médicos y de diagnóstico del sector público y privado, servicios de bancos de órganos, bancos de sangre y otros servicios auxiliares al tratamiento médico prestados por el sector público y privado.

Para lograr las competencias el estudiante tiene que tener una formación profesional, que se inicia en el segundo semestre y se concluye en el sexto semestre, desarrollando en este lapso de tiempo las competencias profesionales que marca el programa de estudios.

Los primeros tres módulos de la carrera técnica tienen una duración de 272 horas cada uno, y los dos últimos de 192, para un total de 1,200 horas de formación profesional.

Cabe destacar que los módulos de formación profesional tienen carácter transdisciplinario, por cuanto corresponden con objetos y procesos de transformación que implica la integración de saberes de distintas disciplinas.

Perfil de egreso.

La formación que ofrece la carrera de Técnico Laboratorista Clínico permite al egresado, a través de la articulación de saberes de diversos campos, realizar actividades dirigidas a: manejar, tratar, aprovechar y realizar la disposición final de los residuos sólidos industriales mediante el auxilio, planeación y ejecución de programas enfocados a la gestión de los residuos sólidos industriales.

Durante el proceso de formación de los cinco módulos, el estudiante desarrollará o reforzará:

Las siguientes competencias profesionales:

  • Auxilia en los procesos básicos de laboratorio clínico
  • Identifica microorganismos con base en técnicas microbiológicas para diagnóstico clínico
  • Analiza fluidos corporales de interés clínico
  • Analiza sangre con base en técnicas inmunohematológicas y hemostáticas
  • Analiza sangre con base en técnicas de química clínica y pruebas especiales

El egresado de la carrera de Técnico Laboratorista Clínico está en posibilidades de demostrar competencias genéricas como:

  • Privilegia el diálogo como mecanismo para la solución de conflictos.
  • Utiliza las tecnologías de la información y comunicación para procesar e interpretar información.
  • Reconoce que la diversidad tiene lugar en un espacio democrático de igualdad de dignidad y derechos de todas las personas, y rechaza toda forma de discriminación.
  • Sigue instrucciones y procedimientos de manera reflexiva, comprendiendo como cada uno de sus pasos contribuye al alcance de un objetivo.
  • Asume una actitud que favorece la solución de problemas ambientales en los ámbitos local, nacional e internacional.

Asimismo, desarrollará las siguientes competencias disciplinares:

  • Aplica normas de seguridad en el manejo de sustancias, instrumentos y equipo en la realización de actividades de su vida cotidiana.
  • Establece la interrelación entre la ciencia, la tecnología, la sociedad y el ambiente en contextos históricos y sociales específicos.
  • Relaciona los niveles de organización química, biológica, física y ecológica de los sistemas vivos.
  • Relaciona las expresiones simbólicas de un fenómeno de la naturaleza y los rasgos observables a simple vista o mediante instrumentos o modelos científicos.

Y las competencias de empleabilidad y productividad:

  • Escuchar, informar con veracidad y saber a dónde dirigirlo.
  • Actuar responsablemente de acuerdo a las normas y disposiciones definidas en un espacio dado.
  • Observar permanentemente y reportar los cambios presentes en los procesos, infraestructura e insumos.
  • Cuidar y manejar los recursos y bienes ajenos siguiendo normas y disposiciones definidas.
  • Trabajar hasta alcanzar las metas o retos propuestos.
  • Aceptar y aplicar los cambios de los procedimientos y de las herramientas de trabajo.
  • Verificar el cumplimiento de los parámetros de calidad exigidos.
  • Registrar y revisar información para asegurar que sea correcta.
  • Aceptar y aplicar los cambios de los procedimientos y de las herramientas de trabajo.

Es importante recordar que, en este modelo educativo, el egresado de la educación media superior desarrolla las competencias genéricas a partir de la contribución de las competencias profesionales al componente de formación profesional, y no en forma aislada e individual, sino a través de una propuesta de formación integral, en un marco de diversidad.

 2,690 visitas totales,  2 visitas hoy